Consejos para niños y adolescentes sobre el ciberacoso

  • Publicado por Connect Safely

Cada caso es individual, pero hay ciertos consejos generales de eficacia comprobada que puedes tener en cuenta y compartir con tu hijo:

No es culpa tuya.

A veces, lo que la gente denomina "acoso" es una pelea entre dos personas. Pero si alguien se comporta de forma cruel contigo repetidamente, sí que se considera acoso y no debes culparte. Nadie merece ser tratado de forma cruel.

No respondas ni tomes represalias.

Algunas veces, el agresor está esperando una reacción porque cree que, de este modo, está ejerciendo poder sobre ti. Hacer sentir poderoso a un acosador no es una buena idea. En cuanto a las represalias, vengarse de un acosador también te convierte en acosador y hace que una mala acción se convierta en una reacción en cadena. Si puedes, apártate de la situación. Si no puedes hacerlo, a veces el humor desarma o distrae a una persona del acoso.

Conserva las pruebas.

Lo único bueno del acoso en línea o por teléfono es que generalmente se puede capturar, guardar y mostrar a quien pueda ayudar. Puedes guardar pruebas si las cosas se ponen peor. [Visita ConnectSafely.org/cyberbullying para obtener instrucciones sobre cómo hacer capturas de pantalla en teléfonos y ordenadores.]

Pídele a la persona que pare.

Esto depende totalmente de ti. No lo hagas si no te sientes bien con ello, porque tienes que dejar totalmente claro que no vas a volver a aguantar este tipo de tratamiento nunca más. Quizás debas practicar de antemano con alguien que conozcas, como uno de tus padres o un amigo de confianza.

Busca ayuda, en especial si el comportamiento te está afectando.

Mereces recibir apoyo.Busca a alguien que te escuche y te ayude a entender qué está pasando y a lidiar con ello (un amigo, un familiar o un adulto en quien confíes).

Utiliza las herramientas tecnológicas a tu alcance

La mayoría de las aplicaciones y los servicios multimedia sociales te permiten bloquear a otras personas. Si la amenaza se da en una aplicación, un mensaje de texto, un comentario o una foto etiquetada,hazte un favor y utiliza esta opción. También puedes informar de un problema en el servicio. Con esto, probablemente no acabes con el problema, pero así no verás constantemente las amenazas y te sentirás menos tentado a responder. Si estás recibiendo amenazas de daño físico, deberías llamar a tu comisaría de policía local (con la ayuda de un padre o tutor) y plantearte denunciar el caso a las autoridades escolares.

Protege tus cuentas.

No compartas tus contraseñas con nadie, ni siquiera con tus mejores amigos (puede que no sean tus mejores amigos para siempre). Protege también tu teléfono con contraseña para que nadie pueda utilizarlo y pueda hacerse pasar por ti. Encontrarás otros consejos en passwords.connectsafely.org.

Si conoces a alguien que sufre acoso, toma medidas.

Mantenerse al margen puede animar al agresor, lo que no ayuda a la resolución del problema. Lo mejor que puedes hacer es intentar detener al acosador oponiéndote a ello. Si no puedes detenerlo, muestra tu apoyo a la persona acosada. Si la persona es un amigo, puedes escucharle y enterarte de cómo ayudar. Pensad juntos si debes informar sobre el acoso. Si no sois amigos, con solo una palabra amable puedes ayudarle a sentirse mejor. Para concluir, ayuda evitando la difusión del mensaje malintencionado y no prestando atención a la persona acosadora.

 

© Connect Safely